¿Sabes qué son los osarios? ¡Conoce más al respecto!

Publicado 31/07/2019.

Existen unos espacios, ya sea dentro de una iglesia o un cementerio, donde se albergan osamentas de una manera muy particular.  Los osarios son lugares o recipientes donde se almacenan piezas óseas extraídas de una sepultura; es importante destacar que existe un tiempo determinado para poder extraer los restos óseos de una sepultura para poder resguardarlos al interior de un osario.  A lo largo de la historia diversas culturas han utilizado los osarios para resguardar los restos de sus difuntos, siendo el pueblo Judío el principal exponente de este rito funerario.

Los osarios utilizados por el Pueblo Judío, eran unos recipientes elegantemente ornamentados con símbolos propios de su fe, si ellos lo deseaban podían inclusive tallarles el nombre del individuo o ponerles una descripción, si es que se trataba de un personaje importante. En cuanto a la colocación de las osamentas, primero colocaban los huesos más pequeños, seguidamente los fémures y demás huesos más grandes para finalizar con el cráneo, de tal forma que eso fuese lo primero en ser encontrado al abrir el osario.

 

No podemos dar la razón o motivos por los que se haya dado inicio a la práctica de este rito, pero se sabe que estos recipientes empezaron a usarse aproximadamente uno treinta años antes del nacimiento de Jesucristo. Arqueólogos y Teólogos sospechan de la existencia de una creencia Judía sobre la resurrección la cual indujo a la preservación y acumulación de huesos, esperando la llegada del Día del Juicio final.

De los que si podemos dar razón de su surgimiento, hasta cierto punto, es de los osarios generales; estos son lugares o depósitos comunitarios en los que se ha destinado el reposo de cientos de restos mortales. Un ejemplo muy claro son las catacumbas cuya creación tuvo lugar en épocas donde predominaban las epidemias de enfermedades incurables, era imposible darle merecida sepultura individual a cada cadáver e inclusive era difícil el poder reconocerlos e identificarlos, por ello, se destinó la creación de estos lugares y poder solventar la escasez de espacios propicios para inhumar sus restos mortales.

Y podemos ver ejemplos de catacumbas y osarios en todas partes del mundo, principalmente en Europa, donde podemos apreciar la manera singular en la que estos lugares han sido adaptados, utilizando de manera decorativa y artística los restos que yacen dentro de ellos. Muchos de estos son punto de atracción turística, más que por el morbo, visitar estos lugares nos invita a reflexionar sobre el paso en la vida y la trascendencia de la misma, tal como dice la inscripción de la entrada al osario de los Capuchinos en Roma «Aquello que vosotros sois, nosotros éramos; aquello que nosotros somos, vosotros seréis».

En la mayoría de cementerios podremos encontrar osarios, quizás no tan extravagantes e intimidantes como lo pueden ser las catacumbas y otros osarios famosos. Son espacios o nichos de tamaño pequeño que se utilizan cuando ha transcurrido un tiempo prudencial, a  nivel legal, para poder exhumar un cuerpo y darles un nuevo destino final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *