Reencontrar la felicidad tras una pérdida emocional

Publicado 16/03/2018.

Hay diferentes tipos de duelo, por ejemplo está la pérdida de un ser querido, la separación de la pareja, el término del trabajo o bien debido a ciertas vivencias negativas en la rutina diaria.

Para superar este dolor, hay un sinnúmero de instrumentos que permiten rescatar los aprendizajes que dejan estos acontecimientos, así como el proceso de entender que el fallecimiento puede ser un paso para darle un sentido distinto a la vida y así, reaprender a ser felices.

La clave para reaprender a ser feliz es estar dispuestos a cambiar de actitud y no ser una víctima de las pérdidas planteándose preguntas como “¿por qué me pasan estas cosas a mí?” o “¿por qué yo tengo tan mala suerte?”.

La felicidad no es algo objetivo, no existe en el aire, nosotros construimos la felicidad.


Este es un desafío constante de cada persona, que debe apelar a sus fortalezas internas y técnicas que ayudan nuevamente a salir adelante.

Todos hemos pasado grandes penas y dolores, pero es difícil compartir con una persona que sólo se queja, ya que nos pone mal a todos. Probablemente, requiere de tiempo cambiar de actitud si esa persona hace su duelo y lo vive intensamente, pero al mismo tiempo toma conciencia de que su deudo lo único que hubiera querido es que vuelva a sonreír y sea nuevamente feliz.

Nunca hacerse la pregunta “¿por qué me pasa esto a mí?”, sería mejor decirnos “¿para qué me ha pasado?” intentando darle sentido a lo que sucedió.

Resiliencia se refiere a la capacidad del ser humano para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas que genera la pérdida de un ser querido. Las personas al vivir el duelo pueden volver a reconstruir su vida convirtiéndose en mejores personas, intentando ser positivos; ser positivo es construir, no veamos sólo lo terrible y la tragedia, debemos ver la vida con amor.

La culpa es lo peor que puede pasar luego de perder a un ser querido, uno no se debe quedar en el pasado, para poder construir y reaprender a ser felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *