¿Qué hacer con las pertenencias?

Publicado 23/07/2017.

Uno de los mitos más extendidos acerca del duelo es que el doliente debe retirar cuanto antes las pertenencias (o por lo menos la ropa) de la persona que ha fallecido. Podemos clasificar esta afirmación como un mito, puesto que no existe ningún estudio, investigación o indicio proveniente de la práctica clínica que avale el hecho de precipitar esta decisión que, sin embargo, está muy extendida en nuestra sociedad.

La idea de que retirar pronto las pertenencias del fallecido va a acelerar el proceso curativo parece muy aceptada, en un intento de “si no lo veo, no me duele”. Este mecanismo, perfectamente humano, responde a un mecanismo de defensa y evitación del dolor. Sin embargo, lo que parece una ruta rápida a la curación puede hacer que el proceso de duelo se complique.

Qué ocurre si retiramos precipitadamente las pertenencias del fallecido

Evitar el dolor de forma continuada y actuar como si no hubiera pasado nada es una trampa en la que el doliente puede caer fácilmente. Por un lado, a corto plazo parece que el dolor se atenúa, ya que el doliente no tiene acceso al recuerdo constante del fallecido que conlleva ver sus cosas. Mientras, a largo plazo, el dolor que debe ser expresado, así como las emociones y los pensamientos que construyen la elaboración del duelo, se van reprimiendo y arrinconando. No dar espacio y no permitir que el duelo se exprese provoca que se complique.

Intentar hacer un cambio muy drástico en la casa o en la habitación tras la pérdida obliga indirectamente al doliente a estar bien, como si le corriera prisa aceptar y adaptarse a lo que ha ocurrido. Además, transforma artificialmente una situación que es dolorosa y que requiere tiempo en algo superfluo.

Qué ocurre cuando nos negamos a tocar las cosas del ser querido

Los expertos llaman “momificación” al hecho de mantener absolutamente todas las pertenencias y habitaciones del fallecido igual que estaban cuando vivía éste, como si el doliente estuviese esperando su retorno y, por lo tanto, no está aceptando la realidad de la pérdida.

Retirar las cosas precipitadamente o no retirarlas nunca complican los procesos de aceptación de la muerte y la expresión emocional. Ambas decisiones hacen que el doliente ponga en marcha mecanismos psicológicos que bloquean el transcurso del duelo normal. Puede ser que aparezcan la ansiedad y la angustia, que se reprima el llanto y el malestar, puesto que se obliga al doliente a estar bien, no sólo porque el cambio brusco obliga a empezar ya una nueva etapa, sino también porque se anhela el regreso de la persona fallecida.

Cuándo es buen momento para recoger sus pertenencias y cómo hacerlo

En multitud de ocasiones nos referimos al duelo como un proceso individual, en el que cada uno atiende su dolor y va elaborando el proceso a su manera. Lo que va empedrando en parte el camino de cada doliente son las decisiones que va tomando con respecto a sí mismo, a lo que le rodea y a los acontecimientos que van teniendo lugar. Una de estas decisiones se refiere a qué hacer con las pertenencias del fallecido y cuándo hacer algo con ellas.

Mantenerse atento y conectado a lo que uno quiere hacer, a cómo quiere hacerlo y a cuándo está preparado o no para enfrentarse a ciertas circunstancias puede dar a cada doliente la clave de cuándo y de qué manera quiere afrontar esta situación. Con la certeza de que no hay ninguna prisa para emprender esta tarea ni hay tampoco una meta específica (como, por ejemplo, cambiarlo todo o retirar todo), el doliente puede pensar con tiempo cómo quiere hacerlo.

Pedir ayuda para organizar las pertenencias del difunto

Puede resultar útil compartir estos sentimientos con otros miembros de la familia, sondear qué quieren hacer ellos y quizá pedir ayuda para, por ejemplo, retirar ropa o cerrar algún perfil social. Son actos que indudablemente van a traer dolor, por lo que es de gran ayuda sentirse acompañado y poderlo compartir. Tampoco hay por qué hacer todo de vez: se puede ir organizando en días separados, o por fases, etc. Guardar ciertos objetos en una caja especial que podamos ver de vez en cuando, donar ropa o dejar en algún lugar visible otros puede ayudar a darle un sentido y a que el dolor de la pérdida se vaya drenando poco a poco.

Para solicitar ayuda gratuita, no dude en participar en nuestros talleres de duelo todos los sábados. Puedes confirmar asistencia AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *